Twitter Updates

    follow me on Twitter

    viernes, 30 de noviembre de 2007

    Un cielo sin estrellas....

    Sincerament hubiese querido traer buenas noticias a este blog, pero no es lo que me tocó.
    Hace unas semanas tuve la alegria de hacerme y obtener un test positivo de embarazo. Si, de no creerlo, estaba o estoy, todavia sigue la discusión, embarazada. Algo que no puedo decir me tomó de sopresa, porque todas las que transitamos por el camino de la infertilidad, rogamos en el fondo, vencer la maldición, y pasarnos a la vereda del mundo fertil. Y yo lo estuve, bah, por casi 3 semanas consciente.

    No vayan a pensar que me la crei desde el primer dia de atraso....no, me aguanté 4 dias para hacerme el primer test y salio un “NI”, ni si, ni no....dos tenues rayitas. El segundo test al dia siguiente fue un positivo mas evidente. El tercer test positivo a los cuatro dias, en compañia de mi marido (tan incrédulo como yo) y el cuarto a los dos dias de nuevo. Llamenme maniática, pero recien a la cuarta vez tomé fuerzas para ir al médico de cabecera y pedirle una beta. Resultado a la semana: 2100. O sea embarazo.

    Yo seguia incredula, pero empecé a tomar precauciones, por las dudas sea verdad: hice mi cita con la “obstetra” ( o mas bien, proyecto de obstetra, porque no son medicas), alias comadronas. Esperamos dos semanas y en el comienzo de mi supuesta septima semana de embarazo, nos recibió esta mujer con sus brazos abiertos, felicitandonos con sonrisa de propaganda de dentifrico por haber roto la maldición y asegurando que de ahora en mas ya estabamos en la vereda fertil. Yo tenia mis sospechas, pero acompañadas con vómitos, cansancio y dolor de mis diminutos pechos, empezaba a aflojar mi coraza.

    Y zas! Llegó el baldazo de agua fria de la mano de la ecografia. Eso fue hoy: saco embrional ubicado perfectamente, embrion pegado como garrapata, pero.....si, perooooo: cero actividad cardiaca. Y medición entre las 5 y 6 semanas, cuando deberia estar en la 7ma semana. Mi poca confianza se derrumbó al ver a mi marido desmoronarse. No sé de donde saqué fuerzas y le dije: “ya está. Se acabó. Punto.Etapa cerrada”. Si, la negación es mi mejor aliada. Con semejante noticia, volví a mi trabajo como si nada y hace un rato, al llegar a casa lloré.
    Discutí con la comadrona por telefono, porque no piensan hacerme otra ecografia la semana que viene. Me voy de vacaciones por 4 semanas el proximo miercoles y eso es mi responsabilidad. No la de ellos, si me muero desangrada o de dolor en alguno de los aeropuertos, o dejo coagulos en el avion. Quizas llegaré a hacer un legrado en mi pueblo natal, en compañia de mi familia. No pierdo esa esperanza.

    Considero que esto no es mas que una muestra de lo que nos tocó y no me pregunto: por qué a mi? En realidad me pregunto: “por qué no me iba a tocar a mi?” Le pasó a tantas de mis amigas virtuales: Sole, Co!, Vani74, maria laura (PM), Tonalli (PM) y la lista sigue...
    Quien creia yo que era para considerarme fertil y burlar el destino? No veo estrellas en mi cielo, solo nubarrones negros.

    miércoles, 14 de noviembre de 2007

    Confieso que soy intolerante (a veces)

    La tolerancia es el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias, según dice el diccionario de la Real Academia española.

    Si bien me considero una persona que respeta ideas diferentes por ejemplo en el ambito sexual. Me refiero a que trabajo y tengo en mi familia personas que tienen una identidad sexual “no standard” a los cuales adoro, apoyo y no cuestiono. Tambien respeto a personas de otras religiones, aunque se me hace difícil entender sus creencias (como en el caso de los musulmanes). Hay algo que no tolero y es “la intolerancia” (valga la redundancia) en aceptar las ideas de otros referidos a ciertos temas. En particular tengo una amiga que ha decidido que ella no necesita hijos para vivir, por lo tanto no los quiere tener. No he llegado a discutir acaloradamente con ella, pero me he tragado muchas palabras.

    Ayer esa amiga (que sí sabe una parte de mis problemas de infertilidad) me decia que por qué no pruebo con la “donacion de embriones” . Y yo le contesté que por ahora, iremos al tratamiento “simple” de FIV, antes de inventar variaciones.

    Aprovechando que ella me queria convencer de eso, yo traté (como buena intolerante) de convencerla que revea su situación de no-hijos, antes que sea demasiado tarde. Según ella, no los quiere, no los necesita y su vida en la vejez no necesariamente va a ser solitaria, por no tener hijos.

    Y a mí todo esto me produce un solo sentimiento: PENA. Pena de ver que quizás si se lo propone en un mes se embaraza. Mientras que yo (y varias de las lectoras de este blog) luchamos por lo incanzable, lloramos y nos frustamos cada ciclo. También le dije que en este país hay una fecha limite para la FIV: 40 años y ningún hospital acepta mayores de esa edad para tratamientos, y para adoptar 41 años, por lo tanto le quedan escasos 4 años para decidirse, porque si no, se le pasa el tren.

    Esta intolerancia con respecto a su decisión me da mucha bronca. Pues no deberia importarme, pero no puedo, no acepto que alguien se niegue a ser madre por voluntad propia. Confieso: soy una intolerante

    viernes, 2 de noviembre de 2007

    La culpa no es del chancho sino del que le da de comer, decia mi abuela....

    Decidí escribir este post, referido al machismo porque en las últimas semanas tuve varios comentarios de amigas al respecto y leí noticias increibles en los diarios. Lo que más me sorprende (por no decir, me enerva) es que las mujeres son mas machistas que los hombres. Paso a ejemplicar:

    Caso 1: recibí un email de mi amiga embarazada, totalmente exultante, porque en la ecografia salió que esperaba un varón. Entonces ella, su marido y sus suegros festejaban porque AL FIN iba a haber continuación del apellido. O sea, para esos abuelos y mi amiga no cuentan las 4 nietas/sobrinas que ya tienen, ni tampoco el hijo (varón) de la cuñada de mi amiga, porque ninguno podia “continuar” el apellido tan noble e importante.

    Caso 2: Mi cuñado se quedó sin trabajo (algo muy común en Argentina), pero mi hermana por suerte, tiene trabajo fijo, asi que remarán como puedan hasta que salgo algo. Le comentó esta situación a otra amiga y su primer comentario es:
    - “ Oh, que horror, el hombre de la casa sin trabajo”
    A lo cual yo contesté: -“si, la situacion es fea, pero mi hermana tiene trabajo”
    Mi amiga retruca: - “Eso no importa. EL es el hombre de la casa, por lo tanto es mas grave”

    Por último Caso 3: Ayer leí en el diario que un médico anestesiólogo belga hizo una denuncia por discriminación contra el marido (musulmán) de una paciente, porque le impidió entrar al quirófano para inyectarle la peridural a la esposa. La pobre mujer estuvo mas 10 hs con trabajo de parto y decidieron hacerle una cesarea de urgencia. Pero el marido impidió que el anestesiologo (por ser hombre) la tocara.
    El médico llamó a un Iman (cura musulmán, en criollo) y nada, no hubo forma de hacerlo entrar en razón al marido musulmán. El médico no pudo pisar el quirófano. La pobre mujer recibió la peridural de una enfermera, con ayuda del anestesiologo que le gritaba las instrucciones desde la puerta del quirofano. Increible que la mujer no se haya muerto ni haya quedado paralítica.

    Mis preguntas son:
    Algunas mujeres nacen, son o se convierten en machistas?
    Prefieren la facilidad (seguridad?) de la subordinación en vez de la responsabilidad de la independencia?

    Doy gracias a Dios que mi madre nos enseño a mi hermana y a mí con su propio ejemplo a ser productivas y a ganarnos el pan. Y tambien que a pesar de crecer en una sociedad machista como Argentina, no lo soy y mi marido tampoco. Ahora si, en cuanto le aparezca un brote machista a mi europeo, se lo corto de raiz!.